Lugares de interés

Castillo de la Estrella de Campos

El castillo tenía planta rectangular, adarve de defensa, foso, cubos redondos adosados en las esquinas, al igual que la torre del homenaje de tres pisos.De la torre primitiva sólo se conserva una sala abovedada con arcos. La fortaleza nueva se construyó entre 1502 y 1512.

Los restos indican la adecuación del edificio a la guerra. Ocupa un alto cerro que domina gran parte de las estribaciones de Tierra de Campos.

Torremormojón-castillo

 

Iglesia Parroquial de Santa María del Castillo

También monumento desde julio de 1981, es obra del siglo XVI, tres naves y rematada la central en la cabecera por ábside poligonal, el hastial se cierra con impresionante torre románica de seis cuerpos. En el sur portada con arco apuntado. Bóveda de crucería estrellada en cuerpo central y crucero.

Varios retablos en el lado de la Epístola, uno rococó con imágenes de San Andrés, San Ignacio y San Francisco Jeevide. Otro con magníficas pinturas de Juan de Villaldo representando la misa de San Gregorio, el martirio de San Sebastián , San Cristóbal, San Juan Evangelista, la Anunciación y San Miguel Arcángel.

Un tercer retablo, del siglo XVI, cuenta con pinturas de Miguel de Saldaña de 1584 y con Virgen con el niño, San Bernardo y San Ildefonso. Además, excelente pintura del maestro de la Calzada a Santa Catalina de inicios del siglo XVI.

Torremormojón - Iglesia 3

Espléndido retablo del Presbiterio de mediados del siglo XVI de Juan de Balmaseda en madera policromada, compuesta de predela o banco y tres cuerpos con esculturas de busto y relieves.

En la nave del Evangelio, cinco retablos, uno de 1510 atribuido de Maestro de la Calzada; otro de 1586 con relieves y pinturas; otro retablo salomónico de principios del XVIII con esculturas de San Antonio de Papua y Santa Teresa, otro retablo de principios del XVIII, barroco y el quinto, de finales de ese siglo XVIII, rococó con imágenes de San Isidro Labrador, Santa María y Santa Bárbara. En esta nave, notables pinturas del Maestro de Calzada y otra de Juicio Final de Diego Valentín Díaz de 1632.

 

Muralla

De la muralla que en la Edad Media rodeó a la villa, no quedan restos que den una idea de la uniformidad y estructura que tuvo.

Sin embargo, en el núcleo urbano, pueden observarse algunos paredones de tapial de gran entidad, los cuales pudieron pertenecer a este recinto amurallado.